martes, 2 de septiembre de 2008

TRIUNFAN EN JAPÓN LAS CAFETERIAS CON GATOS

Mi amiga Sivia me ha informado hoy de ésta noticia a la hora del vermouth. Por supuesto, que al volver a casa la he buscado en el periódico "El País" para colgarla en el blog.
Me ha recordado cuando en mi primera visita a Japón después de visitar el acuario de Osaka creo a la salida vimos unos carteles de "Exposición de perros y gatos". Entramos a verla y yo me quedé anonadada al ver que se trataba de dos habitaciones, una con perros y la otra con mininos y un montón de crios semi-histéricos persiguiendo a los pobres bichos. Semi-histéricos y confundidos concluí al oír a un tierno infante en la habitación de los gatos gritando !¡mira!, ¡que perro más bonito!.Animalicos....los niños.
Me imagino que el ambiente en las cafeterías será más tranquilo.
Os copio textualmente la noticia del país
["Triunfan en Japón las cafeterías con gatos para hacer frente a la soledad." El cliente paga por su consumición y por pasar un tiempo rodeado de estas mascotas
En Japón un tercio de la población vive sola, por eso no es de extrañar que hayan triunfado allí las cafeterías especializadas en gatos. Unos establecimientos en los que el cliente se toma un café mientras disfruta del cariño y compañía que les dan estos animales.
El servicio es muy simple, ya que sólo hay que pagar 500 yenes (3,1 euros) por media hora de estancia rodeado de gatos, que se puede renovar cada 10 minutos a cambio de 150 yenes (0,93 euros). También se pueden consumir bebidas como café, té, zumo e incluso cerveza, pero no se sirve comida. Eso sí, los clientes no se pueden traer sus propios gatos. Se trata de jugar o estar con gatos de entre menos de un año y tres años, que trabajan en esta cafetería. La idea de este tipo de establecimiento llegó de Taiwan. Un japonés que pasaba por la capital, Taipei, importó el concepto para ponerlo en práctica en Osaka, hace cuatro años. Desde entonces en plena primavera para el sector de las mascotas japonés, cuyo valor estimado es más de un billón de yenes (6.260 millones de euros), han florecido decenas de cafeterías de gatos en Japón. Sólo en Tokio hay ya una veintena. Ambiente de relajación Pero, ¿qué es lo que hace que un japonés pague 500 yenes para tomarse un café rodeado de gatos? Según la dueña de la cafetería gatuna Neko JaLaLa, Mariko Nakamura, las razones son varias. En muchas casas de la capital está prohibido tener mascotas y además los animales proporcionan un ambiente de relajación. Hasta este local se acercan unas 30 ó 50 personas al día, de todas las edades y ambos sexos. Entre ellos, muchos jóvenes encorbatados se pasan por la tienda al mediodía. La dueña atribuye este fenómeno al estrés que sienten en el trabajo: "los gatos son caprichosos y no tienen que atenderles, por eso se sienten más libres que cuando están con perros". Pero también pasan por la cafetería dueños de mininos. Para Sanae Inada, dueña de tres gatos, es una forma de "conocer a otros dueños" que les aclaren las dudas sobre sus mascotas. En un país con un índice de natalidad bajísimo y una fascinación sin límites por todo lo tierno o Kauai, los gatos comienzan a ocupar el lugar que merecen en el ámbito económico. ]

2 comentarios:

flamio dijo...

Con el miedo que le tengo a los animales, a mi el café me iba a relajar bien poco. Menos mal que hay gente apañada para quererlos.

AiChan dijo...

me ha llamado la atencion la palabra "Kauai" que aparece en el articulo...

(sera kawaii, digo yo ^^U)